jueves, 23 de junio de 2011

cortitas de la libertadores y otras

1- Quedó demostrado para todo el periodismo gonca y toda la gente derrotada y con la autestima devaluada, que jugando más o menos bien, y sabiendo internamente que se puede pelear y ganar una copa, todo es más sencillo y los objetivos son simplemente objetivos y no quimeras.
Peñarol llegó a la final y perdió con un equipo que jugó mejor. Santos fue el único equipo que además de ganarle a Peñarol, lo mereció.

2- Es imposible ganar una copa teniendo niveles tan bajos de algunos jugadores. Martinuccio, Olivera, Aguiar, Mier y Corujo, sumando a Albín cuando reemplazaba a algunos de estos, sin lugar a dudas (menos el último) fueron importantísimos a lo largo de toda la copa para el equipo uruguayo, pero en las finales y por que no en las semis también jugaron muy por debajo del nivel que pueden hacerlo. Y estos son medio equipo, es muy difícil pelearle a un equipo tan bueno como Santos dando tantas ventajas.

3- Ninguna nación latinoamericana se merece las transmisiones de Fox y mucho menos a Mariano Closs y Fernando Niembro. Es imposible hacer comentarios tan desacertados, ni por gusto un ser mínimamente racional puede pifiar tanto y ser tan sensacionalista al desarrollar una idea. La pregunta es: por qué hay que someterse a estos individuos en instancias tan importantes para los clubes de los que simpatizamos y para nosotros mismos?

4- No estoy a favor de la violencia, pero tampoco me gusta que Peñarol pierda una final en Brasil, sabiendo y comprobando que los brasileros cancherearon de lo lindo, e irse al vestuario con la cabeza agachada.

5- Hay una sola cosa que le reclamo al jugador Luis Aguiar y es no haber cumplido con el microsueño que me formulé al terminar el partido al ver a Pelé con su saco rojo de crupier corriendo todo destartalado hacía el centro del campo. Y es no haber corrido con su cara de asesino serial hacía el ex de Xuxa y con una patada voladora le hundiera el pecho. Pero ya habrá revancha.

6- La transmisión de Fox fue sencillamente lamentable, no solo por el comentarista y el relator si no por las cámaras con las cuales experimentaron, que además de confundir al televidente le quitaban emoción a las jugadas más importantes.

7- Cuando al final del partido Closs dijo "esto es latinoamérica", "en europa esto no pasa", me pregunto si será por la transmisión o por la tole tole que se armó. Igualmente lo que habría que corregir es lo primero, aunque la solución sería que el periodista se vaya a vivir a Europa.

8- Mi simpatía hacía los equipos brasileros decrece cada vez más. Lo que antes me parecía alegría ahora me resulta canchero. El talento innato es indiscutible, pero creer que el fútbol sigue siendo el mismo que hace 10 años es un error. Creo que en eso se basan los fracasos de la selección de los últimos mundiales.
Es verdad, los últimos campeones de la libertadores son brasileros, pero la fórmula que antes era talento-alegría y que hoy en día es talento-cancherismo no tardará muchos años en ser obsoleta también en latinoamérica.