jueves, 21 de febrero de 2013

Esta vez jugó contra un equipo

En la madrugada del jueves pude ver la repetición del partido entre Milán y Barcelona y pude confirmar algunas cosas observadas por arriba en algunos momentos de zapping, cuando el partido entre Galatasaray y Shalke 04 estaba demasiado pinchado.

El Milan es uno de los mejores equipos del mundo a pesar de que en los últimos años no ha logrado confirmarlo y ha estado lejos de los campeonatos internacionales y también del Calcio.
En este momento se encuentra 3ro en el campeonato italiano, atrás de Juventus y Napoli.

Los dirigidos por Allegri son un clásico equipo tano, con defensas férreas y mucha marca en el medio.
Este equipo no juega lindo, pero juega muy bien, o al menos contra Barcelona lo hizo de gran manera.

A Barcelona lo obligó a correr más de lo habitual, y también a circular la pelota con mayor velocidad.
El equipo español demostró muy poca creatividad. Messi, Iniesta y Xavi fueron controlados sin problemas por el sector defensivo, y Milan casi que no tuvo inconvenientes graves en ningún momento del partido.
El equipo español no tuvo la capacidad de vulnerar una defensa fuerte y a un equipo muy cerrado, totalmente diferente a los que se le presentan fin de semana tras fin de semana en el campeonato local.

En el primer tiempo los italianos se dedicaron a desgastar al Barsa. Marcaron mucho y atacaron poco. El Barsa movió la pelota hacia atrás y a lo ancho de la cancha, pero todos los intentos por profundizar se veían frustrados y en pérdidas de balones al borde del área de Milan.

En el Milan los 3 del medio tuvieron un gran partido: Muntari, Ambrosini y Montolivo hicieron que el rival se malhumorara. Recuperaron un montón de pelotas y salieron con mucho criterio por afuera tanto con Boateng como con Al Shaarawy.
Pazzini fue muy importante. El delantero a pesar de no tener demasiadas situaciones de gol, se dedicó a aguantar la pelota entre los zagueros y a ensuciar la salida del equipo español.

En el segundo tiempo, Milan salió a presionar un poco más arriba y Barcelona se vio sorprendido. Tuvo que arrancar las jugadas más atrás y de a poco el partido se fue jugando donde los italianos más querían.

A los 56', Boateng aprovechó una pelota que quedó suelta en el área y metió el primero, luego de una pelota quieta que rebotó en un jugador italiano.

Milan hizo una cosa muy sencilla y práctica durante toda la segunda parte: cuando tenía la pelota intentó llegar siempre al arco rival de la manera más rápida posible.

El partido siguió siendo el mismo, más allá de que se incrementó el nerviosismo del Barsa. Milan esperó y Barcelona manejó la pelota sin profundizar.

Los minutos se fueron consumiendo en el medio del aburrimiento. Apenas algún tiro desde lejos de Iniesta o de Xavi, y algún ataque de Milan que estaba más que conforme con el resultado.

En el 80' Milan hizo una gran jugada colectiva que contó con la colaboración de Puyol y Piqué que no supieron resolver una jugada que parecía sencilla, y Muntari definió de muy buena forma contra el palo de Valdés que no pudo hacer nada.
Un 2 a 0 parece demasiado premio para el Milan, pero es un buen castigo para Barcelona que en ningún momento pudo controlar el partido.

La revancha va a ser un partido muy parecido a este. Lo que resta por ver es si Barcelona puede encontrar algún camino para llegar al arco porque sino se le va a terminar la Copa mucho antes de lo previsto.





No hay comentarios:

Publicar un comentario