jueves, 14 de febrero de 2013

Peñarol a veces es así


Peñarol debutó ganando en la Copa Libertadores contra el Iquique de Chile.
El equipo uruguayo fue muy superior al chileno, pero erró muchos goles y casi se viene sin nada.

Desde el primer minuto los uruguayos a pesar de ser visitantes, se plantaron muy adelante, ejerciendo una presión alta sobre el equipo que juega de local en el "Tierra de campeones". A los 2' Estoyanoff tuvo la primera clara para Peñarol, producto de la presión y del error del equipo chileno pero no la resolvió del todo bien y fue atajada por Naranjo, el arquero de Iquique.

A los 5', Cristóforo, quien fue la figura de Peñarol, recuperó una pelota en 3/4 de cancha y le tiró un pase perfecto a Estoyanoff, que definió fuerte al palo del arquero y convirtió el primero de Peñarol.

El primer tiempo fue todo de Peñarol. El equipo chileno intentó manejar la pelota por intermedio de Díaz, Puch y Villalobos, pero los mediocampistas aurinegros los controlaron bien y además fueron muy imprecisos a la hora de manejar los ataques.

A los 15', le anularon un gol a Zalayeta por una posición adelantada que no existió. Fue una de las mejores jugadas que hilvanó Peñarol en ataque, con una muy buena participación de Olivera.

Las chances de Peñarol siguieron llegando. A los 27' Estoyanoff tuvo otro mano a mano que desperdició por apuntar mal. Después tuvo una Olivera desde afuera del área que pasó muy cerca. A los 40' tuvo 2. Una de Olivera y una de Zalayeta que tiró mal el centro cuando había más jugadores de Peñarol que de Iquique en el área y un minuto después Estoyanoff erró otro mano a mano.

La única de Iquique en ese primer tiempo fue un tiro de Villalobos que conectó después de un centro de la derecha, y pasó muy cerca del palo de Bologna, que acompañó con la vista.

En el segundo tiempo Iquique mejoró un poco, y no cometió tantos errores defensivos. De a poco fue empujando a un Peñarol que se fue cansando y quedando sin piernas, y generó alguna chance de gol sobre el arco de Bologna, pero muy poca cosa.
A los 13' sacaron un tiro de esquina rápido y aprovecharon la distracción de A. González, que se había quedado protestando. Puch se metió en el área y se la pasó a Villalobos que estaba en el medio del área chica sin marca y metió el gol del empate.

Da Silva vio que el equipo se estaba quedando y metió un par de cambios que a la larga fueron positivos.
Primero puso a Aguirregaray y sacó a Grossmuller, que anduvo muy bajo.
Ese cambio le dio más juego y más velocidad en la salida.
Los uruguayos sabían que el empate era muy poco para lo que habían hecho, y además que la mayoría de los equipos van a sacarle puntos a los chilenos, por eso se volvieron a adelantar para conseguir el segundo gol.

A los 22' sacó a Zalayeta y puso a Mauro Fernández. El Morcilla había jugado un gran primer tiempo y se lo notaba fundido.
Unos minutos más tarde A. González que había tenido responsabilidad en el gol de los chilenos, anticipó a un jugador en el medio de la cancha y le dejó la pelota con la cabeza a Aguirregaray que aceleró y puso una pelota tremenda a Estoyanoff que la mandó al medio de primera y dejó solo a Olivera para empujarla.

De ahí en más Peñarol tuvo el control del partido. Tal vez con alguna contra podía haberlo liquidado y no estar expectante hasta el último momento. Los chilenos casi que no generaron riesgo, porque Peñarol se cerró bien y no hubo forma de volver a entrarle.



Peñarol sacó 3 puntos importantes, pero debe crecer en algunos aspectos. Contra otro tipo de rival el perdonar tantas veces puede ser letal. Esta vez no pasó demasiadas zozobras, pero es un aspecto en el que debería mejorar si quiere aspirar a cosas importantes en la Copa.  
     

No hay comentarios:

Publicar un comentario