jueves, 14 de febrero de 2013

Un parque de diversiones


El segundo partido de la jornada fue Nacional (Uy)- Barcelona (Ec) por el grupo 1 de la Libertadores (que además tiene a Boca y Toluca) en el Parque Central.

En los primeros 10 minutos Nacional presionó al equipo ecuatoriano con mucho criterio. Albín manejó los ataque de buena manera, pero con poca compañía, porque tanto Bueno como Sánchez estaba muy marcados y cuando tomaban la pelota se mostraban imprecisos.
En la primera jugada que Bueno fue bien habilitado, pudo desbordar y levantar un muy buen centro que dejó a Alonso de cara al gol, pero el delantero definió por arriba del travesaño cuando intentó picársela al arquero.
Después de esa jugada que fue a los 11 o 12 minutos del primer tiempo, Nacional desapareció y Barcelona dio una clase de fútbol.
Los volantes defensivos del equipo ecuatoriano (Oyola y el argentino Olmedo) absorbieron por completo a Bueno, Sánchez y Albin, a pesar de que rotaron todo el tiempo y no se estancaron en una posición fija.
Damián Díaz, el enganche argentino que juega en el Barsa, comenzó a pedir más le pelota y manejar los ataques de su equipo. Se empezaron a soltar Paredes y Arroyo por el sector derecho y Nazareno por el izquierdo y comenzaron los problemas graves para Nacional. Para colmo Nahuelpán, el 9 del equipo ecuatoriano, estaba intratable y la defensa tricolor no encontraba la forma para contenerlo.

A los 18' el arquero ecuatoriano sacó desde el arco, Nahuelpán le ganó a Damonte en lo alto y la pelota  derivó en Díaz, que de primera y con cara externa le pegó por encima de Bava marcando así el primer gol del partido.
De ahí en más siguió el dominio y el concierto de Barcelona, que a pesar de tener la pelota y manejarla no había llegado más que con remates desde afuera con poco y casi nulo criterio.

A los 25', Nahuelpán le puso el moño a una gran jugada construida a puro toque por los volantes ecuatorianos en el sector izquierdo del ataque.
De ahí en más siguió el monólogo de los ecuatorianos. Damonte y Romero en Nacional correrion todo el partido desde atrás a los volantes del Barsa, nunca estuvieron cerca de controlarlos, cometieron muchas faltas y para peor cuando les llegaba la pelota porque la encontraban o porque se mostraban como salida, nunca se la entregaron a un compañero, por lo tanto la tarea de creación en Nacional se veía muy debilitada.

Desde el 2do gol y hasta el final del primer tiempo Nacional pudo generar 2 jugadas que no fueron del todo claras. La primera fue un centro de Albín desde la derecha que Alonso no llegó a conectar de la mejor manera y la pelota siguió para afuera. La segunda fue antes del fin, con un tiro libre de Albín que se fue por arriba del travesaño.

----------------------------------------------

El segundo tiempo es difícil de analizar seriamente.
Hubo tantos errores que por momentos parecía un informe de Aníbal Hugo, aquel periodista interpretado por Gillespi, en el programa Orsai que conducía Gonzalo Bonadeo. Un informe plagado de elementos absurdos como este segundo tiempo.

Como primera medida, en lo futbolístico pasó lo siguiente:

Gustavo Díaz, el DT tricolor, mandó toda la carne al asador, que dicho en criollo y en la jerga futbolística uruguaya, significa mandar delanteros para tirarles centros y pelotazos e intentar revertir el resultado.
Díaz mandó a la cancha a Luna, en primera instancia y luego a Recoba y Abreu.

El equipo ecuatoriano cometió varios errores. El más importante es haber salido a jugar el segundo tiempo pensando que ya estaba todo vendido y los 3 puntos se los llevaban a Ecuador. Entonces comenzaron a canchererar, erraron varios goles y en varias ocasiones resolvieron muy mal las jugadas por querer hacer goles de alta factura como los que hace el Barsa español.
El segundo gran error fue empezar a cortar el juego haciendo faltas muy cercanas a su área. Algo que favoreció a Nacional, que no tenía otra alternativa que la de tirar pelotazos o centros.
Además fue el punto débil del equipo, ya que se mostró todo el tiempo dubitativo en las jugadas aéreas.


Pero para redondear la noche, el árbitro del partido, el chileno Osses, tenía preparado su show anibalhuguiano:

1- No le mostró la segunda amarilla a Lembo cuando empezaba el segundo tiempo, por hacer una falta fuerte. (La primera se la sacaron por pegar una patada en el 2do gol de los ecuatorianos)

2- Expulsó a un defensor ecuatoriano por una agresión a Abreu que no existió.

3- Le sacó la segunda amarilla a Lembo (que hasta entonces era el único amonestado en Nacional) y no lo expulsó hasta 5 minutos después, cuando fue avisado por el 4to árbitro.
 
4- No cobró un penalazo que le hizo Damonte a D. Díaz cuando se iba solo frente al arco después de realizar una buena jugada.
Además significaba expulsión para Damonte por ser último hombre, y si lo hacían el 3 a 1 faltando muy pocos minutos.

5- En la última jugada de Nacional cuando ya iban 2 a 2, no cobra la posición fuera de juego de Bueno. La jugada derivó en un corner que Recoba  tiró cerrado y que Abreu casi cabecea en el segundo palo.
---------------------------


Algunas reflexiones:

* Más allá del sketch del árbitro y del resultado que termina sacando Nacional, que es positivo por como se dio el trámite del partido, el equipo del Chavo Díaz es imposible que gane algún otro punto jugando de esta manera.
Los 10 primeros minutos fueron positivos pero sin profundidad, luego no hubo constancia y el equipo ecuatoriano manejó los hilos del partido. El segundo tiempo fue empuje y pelotazo, todos sabemos que de esta manera se pierde más de lo que se gana.

* Difícilmente Nacional pueda revertir o dar vuelta un resultado adverso como este 2 a 0 contra otros rivales de mayor jerarquía, y sin la ayuda de los jueces.
Cuesta imaginar a un Boca de Bianchi dejándose empatar luego de ir 2 a 0 contra un rival como Nacional, que casi no mostró fútbol en todo el partido.

* La moda que impuso Tabárez de jugar con mediocampistas pura y exclusivamente de marca le llegó a Nacional, y le juega cada vez una peor pasada. Damonte y Romero son dos tipos que corren atrás de la pelota y cuando la agarran la pasan mal o la tiran afuera. En otras ocasiones ni siquiera llegan a la pelota y hacen faltas.
Mirando el partido pensaba: ¿cuántos volantes de marca o contención argentinos hay que son mejores que Damonte? ¿50? ¿120? ¿200?

* Nacional sigue siendo ultradependiente de Recoba a pesar de las incorporaciones. Esta vez dio los dos pases de gol y fue el jugador más importante de Nacional. Ojo que le dieron una patada y le dolió como si se le hubiera caído un edificio encima!

* Abreu va a hacer goles en el medio local, y seguramente varios, tal vez entre 10 y 12. Pero en el ámbito internacional no creo que siga convirtiendo muchos más (a pesar de los centros de Recoba).
Lo que quiero decir es que a pesar del furor de turista que tiene el hincha de Nacional con este jugador hay que entender que no todas las defensas de los equipos de la Libertadores son tan ingenuas como la de este equipo ecuatoriano.

* El jugador Cortés, contratado recientemente por Nacional es bastante desprolijo, me gusta. Juega mucho para adelante, empuja y además cubre las espaldas de sus compañeros y repara los errores de Lembo y Adrián Romero en este caso. Es rápido y cabecea muy bien.






Acá publico más cosas que acá!

No hay comentarios:

Publicar un comentario